lunes, 10 de agosto de 2015

DUNE: MI VISION PERSONAL

Publicado en Ciao.es en febrero de 2014.
ACLARACION: VERBO es uno de los psuedónimos que he usado al escribir.
No conoceré el miedoEl miedo mata la menteEl miedo es el pequeño mal que conduce a la destrucción totalAfrontaré mi miedoPermitiré que pase sobre mí y a través de míY cuando haya pasado, giraré mi ojo interior para escrutar su caminoAllí por donde mi miedo haya pasado ya no quedará nada, sólo estaré yo.
Mis muy queridos amigos y amigas:
Las palabras del encabezado pertenecen a una Letanía contra el Miedo, toda una filosofía de vida.
Esa letanía está incluida en una de las obras que a mi más me han marcado en el mundo mundial, no sólo por su carácter sino por todo lo que aporta cuando te metes en ella.
Así que por llevar un orden lógico y para que entendáis el por qué de todo esto, mejor será que el propio Moabdil, el heroe de Dune, sea el que introduzca los conceptos imprescindibles para comprender este particular universo.
Porque Moabdil es el Durmiente que ha despertado.
Moabdil es el Mesías de Dune.




CAPITULO I

Hace ya muchos años, tales como 47 que vio la luz una obra única y complicada de entender. Una obra que narra mi vida y mi mundo, un mundo que a lo mejor no es de este mundo.
Esa obra se llama DUNE.
Dune es una novela de ciencia ficción escrita por Frank Herbert en 1965, pero realmente vio la luz en 1966, año en el que también nació Verbo.
Tal fue el éxito que posteriormente el autor continuaría la saga con El mesías de Dune en 1969 y la concluyó con Hijos de Dune en 1976.
El éxito de la trilogía le llevó, sin embargo, a escribir posteriormente un cuarto libro, Dios emperador de Dune en 1981. Aún así años después la saga continuó con dos libros más.
El éxito de la novela provocó mucho interés en su traslado a la gran pantalla, proyecto que tras muchas vicisitudes se plasmaría en la película Dune de 1984, dirigida por el controvertido David Lynch. Es tal el éxito que también se ha visto arropada con una serie para TV.

CAPITULO II

Verbo descubre Dune a través de la película, una esperada adaptación que no llegó a cuajar en el gran público. El elenco de actores fue excepcional y los efectos visuales aceptables para la época pero, ni aún estando Sting en el reparto llegó a calar en el gran público.
Verbo me cuenta que cuando vio la película, tuvo que verla de nuevo y de nuevo, y de nuevo porque no captaba la filosofía de todo ese particular universo. El me sigue siendo sincero y me confiesa que todavía se le escapan cosas, después de haber leído toda la saga, ver cientos de veces la película, la serie de TV y, todo lo que alrededor de Dune se ha generado, que aunque no os lo creáis es mucho.
Porque Dune comienza a más de 20.000 años en el futuro, en nuestra galaxia pero con una estructura social meramente feudal. El Imperio se divide y son controlados por familias nobles que se agrupan en un gran consejo que rinde tributo al Emperador Padishah Shaddam IV. Otra de las instituciones es la CHOAM, una corporación universal para el desarrollo comercial controlada por el Emperador y las Grandes Casas, con la Cofradía Espacial y la Hermandad Bene Gesserit que son las sacerdotisas, con unos poderes indescriptibles.
La clave para el comercio y la estabilidad del imperio se halla en el viaje espacial, monopolio de la Cofradía Espacial.
Dune relata mi vida, la de Moabdil, el Mesías que las profecías pronosticaban, el que pondrá orden ante el caos reinante.
Para entenderlo debo controlar el gran valor de este particular universo que es laespecia melange, clave de todos los planes para el control del Imperio. La Especia se encuentra sólo en un planeta desierto, un ecosistema hostil para casi toda forma de vida, Arrakis, también conocido como Dune. La tribu Fremen habita Arrakis y se dedican a la recolección de especia, que es producida como parte del ciclo vital de los gusanos de arena, gigantescos animales que controlan el desierto.
Esto es el contexto en el que Dune se desenvuelve.
La cultura de los Fremen gira en la conservación del agua en su árido planeta y en la creencia de que un salvador vendrá, un Mesías, que transformará su mundo en un lugar más hospitalario para los seres humanos.
Toda una utopía hecha realidad en mi persona, en Dune.

CAPITULO III

La pasión por Dune hace a Verbo compilar todo lo que distintos artistas realizan influenciados por nuestro particular Universo.
Una de esas obras está compuesta por alguien al que Verbo admiró desde sus inicios con el grupo NewAage y de referencia mundial "Tangerine Dream".
Klaus Schulze edita en 1975 una obra homenaje a mi mundo, a Dune.
Schulze nació en Alemania y es una de los mejores baluartes de la música electrónica. También conocido como Richard Wahnfried, fue miembro de grupos tan emblemáticos como Tangerine Dream y Ash Ra Tempel antes de lanzar su carrera en solitario.
A sus espaldas, Klaus tiene más de 60 trabajos. Uno de los más representativos de su carrera es el titulado El lado oscuro de la Moog, colaboración con Pete Namlook. Cada título es una adaptación de una canción de Pink Floyd.

La música de Schulze ha evolucionado desde su comienzo hasta llegar a incorporar elementos del jazz y la música clásica , el trabajo con música electrónica de baile contemporáneo, como el trance , y la creación de dos óperas.
Todo un excepcional exponente de la música instrumental.

CAPITULO IV


El álbum que Klaus dedica a mi mundo, Dune, es el undécimo de su carrera y es editado en 1979
.
El álbum en sí incluye, la obra "Dune" junto a "Las sombras de la ignorancia" en donde colabora con Arthur Brown

Para Verbo es una de las mejores obras de Klaus, aunque se sorprendió, sobre todo, de la fotografía de la portada que fue tomada por el propio Schulze, quien escribió letras negras sobre una pantalla de televisión y tomó una instantánea durante una escena de la película de ciencia ficción Solaris.


CAPITULO V
En el trabajo, Dune a parte de Klaus Schulze, colabora Arthur Brown, voz en "Sombras de la ignorancia" y Wolfgang Tiepold al cello.
Si, estamos hablando de Dune, la novela de Frank Herbert. Klaus Schulze, que parece haber sido un fan de la misma desde siempre (tiene por ahí un tema llamado Melange y otro dedicado a Herbert) se decidió en 1979 a hacer su propia recreación musical de este clásico de la ciencia-ficción. Evidentemente, y teniendo en cuenta el estilo compositivo e interpretativo del músico alemán, la visión que nos ofrece es más bien abstracta, más bien no, casi abstracta.
Quizá sea conveniente conocer un poco del argumento del libro para entender mejor el trabajo de Schulze: en un futuro lejano en el que los viajes interplanetarios son finalmente posibles, la única forma de que los navegantes estelares lleguen a su destino sin chocar con nada ni perderse en el vacío es utilizar una droga, la especia llamada Melange, un bien muy escaso que solamente se cultiva en el planeta desértico Arrakis, o Dune, y cuyo control, disputado con fiereza por diferentes casas feudales, supone obtener la hegemonía en el universo. El desarrollo de la trama tiene mayoritariamente como escenario el inmenso desierto de Arrakis, ante el cual el ser humano es bastante insignificante.
Y esto último está, a mi parecer, en la clave de la adaptación de Klaus Schulze. Si bien sus álbumes siempre se han caracterizado por ser plenamente electrónicos, en Dune se escucha claramente un violonchelo, quizá el elemento que Schulze utiliza como si fuese un ser humano en su particular desierto: capas y capas de texturas electrónicas suaves y envolventes, como las dunas, nunca demasiado estridentes, pero tampoco meramente ambientales. El chelo, además, se mueve entre notas ondulantes con matices de música de Oriente Medio, lo que recuerda a la ambientación relativamente arábiga de la propia novela. Y de ambientación va la cosa realmente, ya que una música con esta estructura, con estos planteamientos, evidentemente deja a un lado cualquier intento de recrear musicalmente el argumento de la novela. Aquí no hay un cuerpo narrativo, sino un espíritu plasmado mediante sonidos..... sonidos que crean música ambiental.
Para Verbo este disco es de los mejores que ha escuchado a la hora de despertar la imaginación, y por eso no puede dejar de admirarlo y recomendarlo.
En el álbum de Klaus, Dune, os vais a encontrar:
"Dune"
ENLACE: http://www.youtube.com/watch?v=YdjwFKa7e4o
Pieza de 30 minutos de duración en la que nos adentramos en un universo perdido y del que parece que no conocemos nada. Vamos con sigilo mientras suenan arpegios electrónicos. Sonido del chelo nos hace tomar cierta tranquilidad, cierta quietud..... algo de miedo si que recorre mi cuerpo casi escalofrio. Es el Universo de Arrakis.
"Shadows of Ignorance"
ENLACE: http://www.youtube.com/watch?v=HIkxnAdHX3E
Pieza de 26 minutos que no empieza con oscuridad; para nada, empieza con mucha luz, una luz que se va abriendo a ráfagas con las notas metálicas y la voz humana de fondo.
"Le Mans"
ENLACE: http://grooveshark.com/#!/search/song?q=Klaus+Schulze+Le+Mans+au+premier
Mejor que nada, para que conozcáis al artista aquí tenéis como se desenvuelve en directo...... grabado en 1979. Es típico que Klaus siempre introduzca una pieza grabada en directo.
Espero que mi mundo, que Dune, que Arrakis os guste tanto como a mí y a Verbo, todo una pasión.
Y por último recordar:
Hay algunas cosas que uno no puede soportarHe vagado en todos los posibles futuros que he podido crear hasta que, finalmente, han sido ellos quienes me han creado a mí.
Al final, llovió sobre el desierto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario