jueves, 23 de octubre de 2014

PASEITO DE RAMIRO ALICANTE: UNO DE MIS SITIOS

Os planteo un juego, una adivinanza; que nunca está demás leer jugando; así que
ADIVINAADIVINANZA
Un nombre de rancio abolengo para un paseo pequeñito.
Creo que debo dar pistas porque puede ser complicado:
  • Es un sitio emblemático de Alicante.
  • Si paseas a diario por Alicante seguro que pasas por allí, más en verano.
  • Si te gusta la lectura, seguro que lo conoces.
  • Fusiona lo viejo y lo antiguo, aunque de viejo, molaba más.

!No lo adivináis!Pues una pena porque el que lo hubiera adivinado se hubiera llevado 1.000 puntos de la Comunidad y la posibilidad de organizar el siguiente Certamen de Relato Erótico.
Es broma........ así que antes de meterme en senderos complicados mejor hablar de este PASEITO que podréis encontrar en Alicante.
Mi sitio es el PASEITO DE RAMIRO.

RESOLVIENDO LAS PISTAS:

El PASEITO DE RAMIRO es uno de los sitios con más solera de Alicante. Su ubicación es privilegiada, no en vano, está situada enfrente de la Playa del Postiguet y las faldas del monte Benacantil, sede del Castillo de Santa Barbara.
Dos excelencias hacen que este paseo se convierta en emblemático y que hace que para mí sea, un sitio muy particular:
- En primer lugar, alberga la sede de la Biblioteca Pública del Estado, conocida como Azorín.
- En segundo lugar, y más importante es que parte de su estrucutura se construye sobre parte de la muralla de lo que antes fue el Castillo de Santa Bárbara.
En estos dos últimos años para mí no sólo ha sido un sitio de paso obligatorio sino que en innumerables ocasiones, éste que escribe se ha sentado en sus bancos para eso de leer al aire libre. En estos dos años sabáticos que he tenido por exigencias del guión, la Bilblioteca ha sido mi refugio y sus alrededores han padecido mis pasos rápidos y firmes.
Pero todos los alicantinos siempre nos preguntamos entre nosotros mismos la misma pregunta.
Cada vez que dices eso de que he estado en el Paseíto Ramiro, tu interlocutor seguro que te preguntará eso de si te gustaba más antes que ahora.
Y es que este sitio y, a consecuencia de esas reformas que los Ayuntamientos planean sin orden ni control, ha sufrido una transformación brutal que lo ha hecho perder ese rancio abolengo que le caracterizaba.
Más visualmente, de la foto de portada  en el que aparace el sitio antes de la reforma, a lo que ahora tenemos, es como si George Lucas hubiera decidido modificar el sitio para sacarlo en una peli de la saga galáctica.
Es necesario que os haga un poco de historia para que conozcáis a Ramiro y su paseito.

LA HISTORIA Y EL PASEITO

El nombre le viene porque su inspirador se llamaba Pedro Ramiro de Espejo que era bien conocido por su nobleza, y fue el último de su linaje que vivió en Alicante. Nos remontamos al 1921.
Allí, hubo un póstigo abierto en el muro de la ciudad para una buena comunicación entre los vecinos, especialmente entre los marineros y pescadores del barrio del Raval Roig, barrio de Alicante típico marinero.
Por entonces era frecuente dar nombres a las vías públicas no sólo en íntima relación a los personajes ilustres que en ella vivían, sino a otras circustancias.
Por eso y por ejemplo, la famosa Calle Labradoresrecibe su nombre porque vivían terratenientes y hacendados o la Calle del Molino por el molino que allí funcionó.

El Paseíto de Ramiro actual, ocupa el mismo terreno que hasta el siglo XIII, durante la dominación árabe, era el límite de la villa.
En él confluyen; las calles del Socorro, Jorge Juan (Foto 3), Gravina y una estrecha calle, hoy extinta, que tiene su entrada por la de la Villavieja y era conocida como "Bajada al Mar".
Cuentan los más viejos del lugar que allá por el 1800 se instaló una fuente pero como se montaron enormes colas se acabó instalando algunas más. Esas luego fueron reemplazadas por una de jaspe más vistosa.
Con el tiempo se produjo el derribo de la muralla que circundaba la ciudad y como en ese sitio quedó un solar vacío el alcalde de truno decidió crear en esa yona un jardín y de ahí surge el PASEITO.
Es el sitio que más nombres ha tenido a lo largo de su historia, así de llamarse Paseo de la Baronesa de Satrústegui, a llamarse Plaza del Poeta García Lorca.
Es en la decada de los 70 cuando comenzaron las obras de la Casa de Cultura, la hoy Biblioteca Nacional Azorín, como siempre la hemos conocido.
Y ya en la década de los 80 siendo concejal de cultura, un gran amigo de mi padre, se decide por fin, que el PASEITO RAMIRO se llamará oficialmente PASEITO RAMIRO, aunque por muchos nombres que tuvo, todos los alicantinos la conocían como PASEITO DE RAMIRO.
Otro monumento que se instaló allí fue el busto de bronce a Rubén Darío, el cual retornará a la plaza, una vez termine su restauración.

Hoy, del jardín romántico que caracterizaba la plaza y en el que todos los enamorados nos hemos perdido......... ya no queda nada.

En los noventa, se tomó la decisión de que el paseíto recuperara su estructura clásica, pero claro todos los alicantinos sabemos que cuando se abre un hoyo en Alicante salen los restos de la muralla.
El proyecto cambió transformándose en lo que actualmente tenemos, algo impersonal que alberga parte de la muralla, por eso algunos lo llamamos Paseíto RaMuro.
Tras el desaguisado y las críticas vecinales, el Ayuntamiento rápidamente añadió arbolado en el extremo con Juan Bautista Lafora y eliminó las farolas modernas colocando las socorridas farolas clásicas que se dan bofetadas con el estilo moderno de la plaza. 

Se ha recuperado un trozo de la muralla, sí, pero el cemento de la modernidad se llevó el encanto y con él, palmeras y árboles centenarios y Recuerdos…muchos recuerdos de muchos que como yo, festeabamos los domingos por la tarde por allí.

MIS ACIDAS APRECIACIONES

Está claro que si a mí me das a elegir el antes o el ahora.... me quedo con el antes.
Primero porque el paseo entroncaba perfectamente con la arquitectura de la zona, salvando naturalmente lo fea que llega a ser la Bilbioteca.
Segundo porque era un verdadero pulmón verde en esa zona de la ciudad que aunque enfrente de la Playa del Postiguet, no olvidemos que linda con la horrible carretera que une la Avenida de Denia con la ciudad.
Todos los árboles y palmeras desaparecieron, así que ni me imagino lo que hubiera hecho Tita Cervera en esa situación.... me la imaginaba amarrada a una palmera gritando eso de !NO A LA TALA!.
Y tercero porque yo que soy fiel defensor de la modernidad está no está reñida con el buen gusto. Esta nueva promoción de arquitectos urbanos se caracterizan por olvidar conceptos básicos como que si un parque es un parque, se debe estar cómodo y respirar; y en este caso ni una cosa ni la otra.
Todos somos conscientes que el subsuelo de Alicante está labrado sobre el mar y los restos de la muralla, pero esa asignatura la deberíamos tener superada.
Muy bien que la muralla es muy bonita pero no deja de ser un conglomerado de piedras que en el PASEITO RAMIRO no deja de ser un pegote sobre el que se le ha puesto cemento.
Es tal el aspecto que ha quedado, que el profano que no sabe que eso es parte de la muralla se piensa que ese muro está inacabado, vamos que nos habíamos quedado sin cemento.
Preservar lo antiguo me parece genial pero siempre que luzca y si un país como Egipto traslado unas pirámides, no entiendo porque aquí no se han trasladado unos metros de muralla a su entorno natural, es decir, el Castillo de Santa Barbara.
Eso o por Dios, NO HACER MAS AGUJEROS EN ALICANTE, que luego parece que después de cientos de años todavía estamos buscando el tesoro.
También puedo entender que en una época, el entorno, y sobre todo de noche, se convirtió en un foco de delicuencia pero para eso, hay otra solución que no pasaba por destrozar el entorno.
Ahora se ha convertido en centro para patinadores y skateboard y botellón, que no es que yo tenga nada en contra con los patinadores, mientras no destrocen.
Lo del botellón prefiero no opinar, porque si lo hago puede que salga la mala bestia que llevo dentro.
Si antes el Paseo estaba lleno de gente, ahora no llama a quedarse, por lo que el arquitecto que diseñó esta nueva imagen creo que no deberá sentirse orgulloso de su obra. Es como que yo pintara un cuadro, lo pusiera en una galería de arte y nadie se parara a mirarlo.... eso pasa con el PASEITO RAMIRO.
Yo seguiré visitandolo, pero no porque me guste, sino porque yo que soy un nostálgico redomado nunca olvidaré los besos furtivos que robé en mi época de mozo, porque oye, uno alguna vez también fue joven.
Y no sólo yo, muchos nostálgicos y nostálgicas me comentan que cuando pasan cerca, se crea como una atmósfera que los transporta a esa época de tupés y pantalones acampanados, esa época que para dar un beso en la boca, te ocultabas y mirabas a un lado y otro para que nadie te viera.
Todavía recuerdo un garito emblemático que había en el paseo. Allí acabábamos todos los sábados por la tarde para eso del café y jugar. Sí jugar, porque este pub se caracterizaba por tener todos esos juegos de mesa de moda....desde el Trivial, a unas cartas, dominó, Monopoly. Tomabas tus cafés, tus copas, jugabas y se te pasaban las horas muertas.
Ahora ya el rancio abolengo ha desaparecido y una modernidad indescriptible se ha adueñado del lugar.
Aún asi, visitantes que lleguéis a Alicante, os recomiendo que visitéis este sitio, que cerréis los ojos y que os imaginéis un espacio lleno de árboles y palmeras.
Imaginación al poder.
Y tras leer esta reseña, en la que no me meto con nadie directamente, puede ser que alguien me diga eso de qué fácil es opinar. Pues si es muy fácil, y para eso estamos para opinar de todo, de lo que nos gusta y, por supuesto, de lo que nos disgusta.
Opinar es un ejercicio sano, útil y necesario, en una sociedad que más que nunca siento que se está deshumanizando.
Y siempre con respeto, que para eso mis papis me pagaron buenos colegios, y a otros fui yo con becas, cuando había prespuesto para eso.
Ahora vosotros, que también es libre leer y valorar.
Besos a tod@s de este nostálgico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario