domingo, 7 de septiembre de 2014

CASTILLO DE SANTA BARBARA: UNA EXCURSION POR MI CIUDAD

LA VIDA VISTA DESDE UN CASTILLO.

Para una alicantino, la mejor reseña de identidad es que lo comparen con el mar y el fuego.

Una de las imágenes que se queda en la retina de cualquier visitante es la del Castillo de Santa Barbara que se erige majestuoso sobre el monte Benacantil e impregna toda la ciudad.

: El castillo de Santa Bárbara se encuentra ubicado en el centro de la ciudad de Alicante, mole rocosa de 166 m de altitud lindante con el mar, lo que le confiere un enorme valor estratégico ya que desde la misma se divisa toda la bahía de Alicante y sus alrededores terrestres. La imagen de la montaña desde la playa asemeja una cara, por lo que recibe el nombre de «la cara del moro» y es un icono de la ciudad de Alicante.
Llamada esta roca Banu'l-Qantil por el geógrafo musulmán Al-Idrisi (siglo XII), hay historiadores que datan el origen del topónimo en las palabras bena, transcripción al árabe de pinna, 'peña' en latín, y de laqanti, adjetivo que proviene de Laqant, Alicante para los árabes.

La imagen del castillo es, por lo tanto, la imagen de la cara de un moro.

Dejarme que os cuente una leyenda sobre el castillo. Una historia de amor, simplemente, con un final inesperado pero que nos hace reflexionar de lo intransigente que a veces somos los humanos.

Esa leyenda dice:

En una ocasión, durante una fiesta, la bella princesa se retiró al patio de armas de la antigua fortaleza harta de los halagos y los melindres de sus enamorados. Estando allí contemplando el mar una voz le salió entre las negruras de la noche.

El joven le declaró su ardiente amor; ella admiró su valentía al presentarse ya que se dió cuenta de que era cristiano y, conmovida por su arrojo, le previno contra el peligro de su estancia en el castillo.

Seducida por el enamorado cristiano le ayudó a escapar por un pasadizo oculto y volvió a la fiesta más bella y radiante que nunca.

Su padre, al verla, tuvo la idea de ofrecérsela como esposa al Sultán de Damasco.

Mientras preparaba la petición al Sultán la princesa iba desmejorando día a día y a pasos agigantados.  La alegría y la amargura aparecían en su rostro alternativamente por lo que la nodriza decidió espiarla hasta que vió que se veía con una persona que le hacía señales con espejuelos a los que ella respondía.

Un día vió como del pasadizo salía un joven cristiano, le decía su nombre, Ricardo de Oñate, un nombre que imposibilitaba su amor ya que su padre era uno de los nobles cristianos que más encarnizadamente luchaban contra el Príncipe.  En ese momento decidieron unir sus vidas y huir de sus respectivas patrias para que su única patria fuera su amor.

Al ver la situación la nodriza corrió a contárselo todo al príncipe que, loco de rabia al ver sus planes destruidos por culpa de un enemigo cristiano, decidió esperar al cristiano en una de sus incursiones nocturnas para prenderlo y matarlo como espía.

Una vez prendido la princesa enmudeció de dolor y su piel se volvió cenicienta y sin brillo lo que conmovió el padre que decidió hacer una apuesta con ella. 

 - "Si mañana aparece la tierra blanca te dejaré que te cases con él, y si no es así, morirá colgado de la torre más alta del castillo"

Ante esta terrible condición, pues ella no había visto nevar en su vida, no pudo dormir en toda la noche orando por el milagro.
Ante el estupor de todo el mundo el campo amaneció nevado de azahar, la blanca flor del almendro, como nunca antes se había visto.  Cuando fue a decírselo a su padre, éste, en su perfidia se volvió blanco y miró hacia la torre más alta donde pendía sin vida el cuerpo inerte de su enamorado cristiano.


Ella corrió hacia él y en un abrazo mortal se precipitó con su amado por el talud de la sierra. 

El padre, desesperado ante la muerte de su hija, se precipitó tras ella quedando destrozado por las chumberas a mitad del precipicio.

Y desde entonces la sierra tiene la cara del malvado príncipe, azotado eternamente por el viento y el tiempo inclemente.

Esto demuestra de nuevo que el amor no tiene fronteras, por lo tanto la paz tampoco deberia tenerla.

Disfrutar de las vistas del Castillo......................


   




2 comentarios:

  1. Tengo bastantes fotos en el castillo, hechas de cuando pasaba allí veranos con mis abuelos. Incluso guardo un folletito azul y blanco con detalles históricos y un mapa del interior. Y de pronto me he acordado del ascensor que subía hasta allí... supongo que seguirá activo. Preciosa la historia como precioso es siempre el amor. Muchos besos.

    ResponderEliminar